“El misterio de Edwin Drood”, de Charles Dickens


drood_coverHace unos días mi padre me comentó que acababa de salir una novela de Dan Simmons sobre los últimos años de la vida de Charles Dickens titulada Drood, por la novela que Dickens estaba escribiendo cuando murió y que dejó inacabada, El misterio de Edwin Drood. Así que decidí que antes de leer la de Simmons, debería leer la de Dickens. No es que esté muy segura de leer la novela de Simmons, sobre todo después de críticas como ésta, pero cualquier excusa es buena para leer a Dickens.

Es una faena que precisamente la única novela que dejó inacabada resulte ser su única novela de misterio. Edwin Drood es un joven al que todo le va bien. Está acabando sus estudios como ingeniero, y está prometido desde su infancia con Rosa, la hija de un gran amigo de su padre, aunque no parece que ninguno de los dos novios esté muy entusiasmado con la perspectiva. Su única familia es su tío Jasper, muy poco mayor que él, y que parece profesarle un gran afecto.

Pronto entran en escena dos hermanos gemelos, Helena y Neville. A Neville le gusta la prometida de Edwin, y le parece que éste no la aprecia en lo que vale, y a Edwin le gusta Helena, pero no le gusta nada su hermano. Así que cuando Edwin desaparece, las sospechas recaen sobre Neville, aunque al no aparecer el cadáver, lo dejan en libertad.

Los gemelos se van a Londres huyendo del escándalo, y Rosa también, huyendo de Jasper, pero aparece otro personaje, alquien que parece ir disfrazado y que está al tanto de la muerte de Edwin.

Por supuesto, es evidente que el asesino es el tío Jasper, que está loco por Rosa y quiere sacarse de en medio a su rival. Pero hasta aquí llegan las 300 y pico páginas que escribió Dickens, así que nunca lo sabremos.

Hay muchas teorías sobre el personaje disfrazado. Podría ser Helena, intentando exculpar a su hermano, o el propio Edwin, que en realidad no está muerto. Esto último se descarta porque el propio Dickens le dijo a su hijo que sí que estaba muerto. Todo esto debería darle algo en qué pensar al plasta de George R. R. Martin, que si sigue así nos va a dejar incompleta la saga de Canción de Hielo y Fuego. Gordo haragán.

Anuncios

Un pensamiento en ““El misterio de Edwin Drood”, de Charles Dickens

  1. Pingback: “The Suspicions of Mr. Whicher”, de Kate Summerscale « Diario de Lectura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s