“The Adoration of Jenna Fox”, de Mary E. Pearson


jennafoxJenna Fox se despierta en un futuro no muy lejano con la mente totalmente en blanco y sin ningún control sobre su cuerpo. No recuerda quien es, ni a sus padres, ni lo que le ha pasado. Sus padres le dicen que ha estado en coma un año y medio tras un accidente, y poco a poco va aprendiendo a moverse y empieza a recordar cosas.

Pero hay muchas cosas que no le explican: se niegan a hablar de su accidente, y no le dicen por qué se han mudado y la tienen escondida.

Tras mucho insistir consigue que la dejen ir al colegio, donde se entera de que su padre es el inventor de una sustacia, el Biogel, que ha supuesto un gran avance para la realización de transplantes de órganos y la fabricación de prótesis, pero que la ley no permite que una persona tenga más de un 49% del cuerpo artificial. Todo lo que supere esa cifra ya no se considera humano y es ilegal.

Y claro está, lo siguiente es descubrir que la propia Jenna es casi totalmente sintética: lo único que pudieron salvar del accidente fue un 10% de su cerebro.

La novela está narrada en tercera persona, así que uno se va enterando de la historia a la vez que ella. No es que la trama sea muy compleja, la verdad es que se ve venir, pero lo interesante son los dilemas que se plantea la chica: ¿qué significa ser humano? ¿Y hasta qué punto eso se puede medir?

El final es un poco ñoño, casi decepcionante, pero en conjunto, no está mal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s