Lecturas de la infancia: “Capitanes intrépidos”, de Rudyard Kipling


Capitanes intrépidos

Capitanes intrépidos

Me parece que fue el primer libro serio que leí, es decir, sin dibujos. Había una docena de ilustraciones a lo largo del libro, 2 ó 3 juntas cada vez, referentes a cosas que ya habían quedado atrás, pero no era el típico cuento. Y no tengo en cuenta una tontería titulada algo así como “Toni y su cometa” que me dieron en el cole cuando llegué diciendo que mi madre me había enseñado a leer la tarde anterior. Cuando lo acabé, y en el colegio no me dieron nada más, mis padres se hicieron cargo.

En mi casa siempre se consideró que era una pérdida de tiempo leer chorradas tipo Barco de vapor, habiendo libros infantiles escritos por premios Nobel de Literatura. Tampoco estaban permitidas las versiones adaptadas (¿adaptadas según el criterio de quién?). La norma era, si no eres capaz de leerlo, déjalo por ahora y ya lo retomarás más adelante, pero no pierdas el tiempo con la versión para tontos. Es lo que tiene crecer en una familia de libreros, somos un poco talibanes en el tema de los libros.

Así que, cuando pedí en casa algo para leer, mi madre me dio Capitanes intrépidos para que probara. Y me encantó, hasta el punto de que , tras muchas relecturas, sigue siendo uno de mis libros favoritos..

La historia trata de un chico de unos 15 años, hijo de un multimillonario y muy malcriado, que se cae por la borda del transatlántico en el que viajaba y es recogido por un pesquero, un barco de vela cuyo capitán se niega a llevarlo a tierra de inmediato. El capitán no se cree ni por un momento que el chico sea rico, pero es que además le da igual. Allí hay ocho hombres ganándose el pan, y no van a dejarlo todo por un muchacho impertinente.

Acogen al chaval como a uno más, le enseñan el oficio y lo ponen a trabajar, algo que nunca había hecho en su vida. Y resulta que le gusta.

El chico vuelve a casa 4 meses más tarde, totalmente cambiado, para delicia de sus padres.

Lo que más me gustó fue cómo describía la vida de los pescadores, su trabajo, sus costumbres, hasta sus manías y supersticiones. Me gusta que me cuenten cosas sobre las que no sé nada en absoluto. Y desde entonces siempre me han encantado los libros sobre barcos, como demuestran los 20 libros de Master & Commander que llenan una de mis estanterías.

También me volví una fanática de Kipling, sobre todo de Kim, que es tan exótico y lleno de aventuras, y uno de los pocos libros sobre espionaje que me gustan.

Hay una adaptación al cine estupenda, con Spencer Tracy en el papel de Manuel, el pescador que “pesca” a Harvey cuando éste cae del barco, aunque claro, no es tan buena como el libro.

Anuncios

9 pensamientos en “Lecturas de la infancia: “Capitanes intrépidos”, de Rudyard Kipling

  1. Mis padres cuando era peque, eran también un poco talibanes en cuanto a mis lecturas 🙂

    Ese también fue una de mis primeras lecturas.

    • La verdad es que a mí me dejaban bastante a mi aire. Si pedía un libro, me lo compraban, y si pensaban que algo me iba a gustar, me lo ofrecían. Pero nunca me prohibieron ningún libro por su contenido, como mucho me decían que esa edición era mala, y me buscaban otra.
      Tampoco me obligaron a leer nada, excepto mi madre una vez, que me obligó a leer Orgullo y prejuicio, pero aún se lo estoy agradeciendo.

  2. Tengo un recuerdo mágico de los libros de aventuras que leí, o mas bien devoré, siendo niña. Pero creo que ahora no sería capaz de releerlos, se rompería la magia de la memoria.
    Hay otro tipo de libros, como los de Jane Austen, las hermanas Bronte, o mil mas, que no me importa releer, disfruto mucho sabiendo lo que me espera entre sus páginas, pero aquellos que me abrian un mundo nuevo en la imaginación, que exploraban terrenos virgenes para mi en aquellos tiempos, esos son ahora intocables…
    por cierto ¿como haces para leer tanto? Lees un libro al día? o son todos audiolibros???
    Es un sistema que no conozco, que todavía no he probado, pero me encanta el ritual del papel, su olor, su tacto, pasar las páginas, detenerme en algunas palabras que me acarician los sentidos…
    De cualquier forma, admiro tu capacidad de lectura, creo que es un vicio que compartimos.
    Rebeca

    • Yo releo muchísimo, y de todo, incluidos los libros que leí de pequeña. El único libro que no me he atrevido a volver a leer es El amor en los tiempos del cólera, porque es imposible que me guste más que la primera vez, y sería terrible que me gustase menos.
      No leo un libro al día, ni mucho menos, pero sí que leo muy rápido, y suelo leer varios libros a la vez. Además, siempre llevo mi lector electrónico encima, con varios cientos de libros, así que si me toca hacer cola en la charcutería, lo saco y aprovecho ese ratito.
      Los audiolibros los suelo poner en el coche, y así se me pasan los atascos en un momentito. Suelo escucharlos en inglés, porque en castellano no es nada fácil encontrar audiolibros de buena calidad.

    • Debo añadir que hace menos de un año que me trasladé desde Vigo a Alcalá de Henares, donde sólo tengo una amiga. Eso me deja mucho tiempo libre para leer…

    • No, he leído pocos de sus relatos cortos, en realidad creo que sólo Bah, bah, Black Sheep, que es una historia terrible sobre los malos tratos que sufrió de pequeño, y aquel otro en el que el caballo, el elefante y el camello discutían sobre quien era más útil como soldado.

      La verdad es que no me gustan mucho los relatos, prefiero la novela, y cuanto más larga mejor. Ya sé que hay relatos buenísimos, pero me cansan un montón, no soy capaz de leer más de 2 ó 3 seguidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s