Gran Torino


O, como también podría llamarse, “Harry el Sucio, los años dorados”. Lo único que le falta al personaje de Clint Eastwood es decir aquello de alégrame el día. Su personaje es un veterano de la guerra de Corea, que es el único blanco que queda en un barrio lleno de coreanos. Odia a los orientales, los negros, los judíos… porque no sale ningún canadiense en la peli, pero seguro que también los odia.

Pero odia aún más a los abusones, así que cuando una banda se mete con los hijos de su vecina, interviene para salvarlos, y acaba haciendo amistad con ellos.

El final no es el esperado. Con una eficiencia asombrosa, consigue resolver el problema, salvar a sus vecinos y hasta contentar al cura de la parroquia, y todo con sólo un gesto.

A ratos se me hizo un poco lenta, pero me ha gustado. La banda sonora es del propio CE, como siempre, pero incluye una canción de Jamie Cullum. Y es que se nota que a Eastwood le gusta el buen jazz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s