“Mientras agonizo”, de William Faulkner


Qué historia tan terrible, y qué familia tan espantosa. Está claro lo espantoso que es tener un vago en casa, porque todos los gandules son unos egoístas (o no serían capaces de quedarse tumbados a la bartola mientras los demás trabajan). Pero encima, este vago en particular es un insensato que lleva a sus hijos al desastre.

La imagen de la carreta avanzando por el barro con el ataúd de la madre y seguido de una bandada de buitres es de las más vívidas que he encontrado jamás en un libro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s